Según los primeros relevamientos realizados por medios porteños, a seis días del debate del 8 de agosto, el proyecto de despenalización del aborto no contaría con los votos suficientes para su aprobación en el Senado, ya que hasta el momento serían 36 los votos en contra para imponerse a los 32 que están a favor, 1 ausencia y 1 abstención.
De esta manera, “no sería necesario siquiera el desempate de la vicepresidenta Gabriela Michetti, antiabortista. Tampoco podrían revertir el resultado los otros dos peronistas que quedan como indecisos.Cabe señalar que si es rechazado, el proyecto que obtuvo media sanción en Diputados no podría ser tratado hasta el próximo período legislativo. Aunque por la complejidad que acarrea un año electoral, se especula que recién volvería a aterrizar en 2020, con una nueva composición legislativa. En distintas fuerzas políticas dan también por descontado que en este escenario, y dado que el debate se instaló muy fuerte en la sociedad, con posiciones polarizadas, quienes sean candidatos serán fuertemente contrastados tanto por los impulsores de la legalización como por sus detractoress”, según destacaron medios como Clarín.

En una entrevista realizada por ese diario, el senador peronista salteño Juan Carlos Romero definió ayer que votará en contra del proyecto de legalización del aborto. De esta manera, de no haber cambios de último momento entre los senadores que ya definieron su voto, el proyecto será rechazado.