La reconstrucción de los hechos indica que Leandro Postabaglia, electricista de 59 años, estaba trabajando en la casa de una abogada y escribana conocida, ubicada en el cruce de las calles Domingo Faustino Sarmiento y Debenedetti, Olivos, cuando dos delincuentes arriba de un Ford Focus negro lo sorprendieron por detrás.

 

Todo indicaba que sería un robo pero terminó de la peor manera: el hombre murió de dos puntazos con un cuchillo o faca en la espalda. El detalle importante de esta secuencia es que, mientras trabajaba en la instalación eléctrica, la víctima dejó la puerta principal abierta.

La segunda versión de los hechos, que aún tratan de corroborar los investigadores, indica que el atacante cargaba un arma de fuego. Testigos dijeron que escucharon disparos.

Los atacantes no robaron nada, sino que escaparon luego de cometido el crimen. La dueña de casa escuchó los ruidos, y cuando alcanzó a bajar vio al hombre herido que había caído en el lugar.

Durante la tarde y a estas horas de la noche trabajan en el lugar la fiscal Marcela Semeglia y la policía de la Provincia de Buenos Aires a cargo del comisario Blanco. También se están haciendo peritajes y tratando de verificar las cámaras de seguridad para encontrar a los asesinos.

También se comenzó a discutir el rol de las garitas de seguridad de la zona. El horario de trabajo puede ser un problema ya que no todas están las 24 horas.