Transformar un basural en espacio deportivo es una tarea titánica para las insituciones de la sociedad ciivil. Villa Mitre de Tafí Viejo demostró que no es imposible. Mediante un convenio con la citrícola COTA transformó un espacio olvidado en un complejo deportivo hoy disfrutado por más de mil chicos en la disciplinas de fútbol, beisbol y hockey. Su presidente Daniel Díaz firmó por 20 años un comodato y dotó a la institución de un espacio único en Tafi Viejo para la práctica deportiva y social.