Llegó a Tucumán con el objetivo de demostrar que más allá de las fotos de la semana pasada con Sergio Massa de algunos dirigentes, el radicalismo pretende tener un hombre propio en la disputa por la presidencia de la nación. Sin grandes estridencias y de la mano del legislador Ariel García el mendocino convocó cerca de 10 mil tucumanos en la calle para ser el protagonista de un acto político sin precedentes para el espacio de UNEN en el interior del país.

“Tenemos que ganar la calle y es una forma de combatir la inseguridad”, sentenció el ex vicepresidente. Acompañado por la dirigencia en pleno del Acuerdo Cívico levantó la mano de José Cano y aseguró que no le molestaba que el diputado nacional tucumano se reunierá con Sergio Massa. “Estaba en conocimiento de la reunión y considero que si Massa quiere apoyar a Cano en la disputa por la gobernación  de Tucumán es importante. Tenemos que priorizar acuerdos que nos permitan el triunfo en cada provincia del país”. Agradeció además el apoyo del Movimiento Boina Blanca y ungió a García como su referente en la provincia.